Por aquellos…

Por aquellos…

Que necesitan silencio cuando se levantan y no una mosca cojonera que decida no parar de hablar.

Por los maniáticos que les mueven las cosas de sitio o ven una mancha que no debería estar porque algún inadaptado de la vida que no cree en el sistema, la estructura y la armonía no hace otra cosa que tocar los cojones imponiendo su libre albedrío y su caos.

Por aquellos que les es arrebatado su espacio vital cuando un infame presuntuoso se para a hablarle a medio centímetro de su cara y no respeta las distancias. ¡Cojones si me hablas a un metro también te escucho!

Por aquellas personas que dicen las cosas 500 veces y 500 veces pasan de ellas como de comer mierda porque los demás siguen haciendo lo que quieren.

Para aquellos que los hablan y le miran con cara de póker y asienten como si le estuviera escuchando pero en realidad está pensando qué es lo que va a comer después. Hola…. llamando a planeta empanadilla, luego te diré algo que no has escuchado y lo lamentarás.

Por aquellos que dicen yo soy o no soy, yo no tengo, yo no sé… y por narices has de ser, has de tener o has de saber porque… ¡coño como no vas a saberlo!

Para aquellos que no son de demostraciones de amor y sin más huevos tienen que soltar un te quiero o hacer una cursilada peliculera constantemente cuando para ellos es más importante el día a día y el simple hecho de estar ahí.

Por aquellos que les sale humo de las orejas y explotan cuando se le cuela la típica mujer mayor en el supermercado, cuando le pitan los coches y no tienen razón ninguna o cuando el vecino de arriba le toca las narices porque empiezan a hacer una obra interminable. Y luego le dicen que no se ponga así porque no es para tanto. Mira, mira…

Por aquellos que les encanta estar solos, en su mundo de yupi pero siempre tiene al lado a la persona tocapelotas que no sabe, no quiere o no le gusta estar solo y hace que tu mundo pase de ser de baldosas amarillas a ser de un asfalto más negro que un tizón.

Por aquellos que levantan la cabeza del plato como los asesinos cuando un impertinente empieza a comer haciendo un ruido espantoso como cuando un elefante entra a una cacharrería. En serio, ¿a ti es que no te enseñaron a comer?

Por aquellos que lo tienen todo claro y se topan con la persona que no duda, si no que ella es una mera interrogación personificada.

Por aquellos que no les gusta alguna comida y que lo saben porque ya lo probaron pero que por narices tienen que volverlo a probar porque está hecho de otra manera, como no, más buena.

Para aquellos que siempre que lo llaman, le pillan haciendo algo, como por ejemplo, estar en el baño y entonces la otra persona le suelta..¡Siempre te pillo en el baño! Y le hacen sentir como si él tuviera la culpa de que ellos tengan el don de la oportunidad. Que parece que están esperando a que te pongas a hacerlo para llamar.

Y por aquellos que no le gusta que le quiten la comida del plato porque es… su tesoro ¡Joder no te has pedido ya el tuyo!

Por ellos, porque a pesar de que entienden como son las cosas y las personas, a veces, sienten que los incomprendidos son ellos y tienen, por una milésima de segundo, necesidad de matar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s