La timidez

La timidez, curioso término. ¿Alguna vez nos hemos parado a pensar que fundamento tiene? No tiene ninguno. Ser tímido lo único que trae consigo es tener dificultad para comunicarte con los demás, dificultad para desempeñar trabajos, te impide realizar aquello que siempre quisiste hacer…etc. Ser tímido, te frena. Imaginemos, a cuantas personas no les habrá pasado que están en un curso, en un trabajo o en cualquier situación que requiera de un conocimiento de algo y no le han preguntado a la persona que tiene delante por vergüenza. Han preferido quedarse con la duda antes que preguntar. Ahora pensemos por un momento en un niño pequeño… ¿cuantas veces hemos oído los incesantes “y porque” de los más pequeños? ¿Acaso se nos pasa por la cabeza pensar que son ridículos o tontos? Molestos puede, pero nunca cuando un niño nos pregunta pensamos que es tonto, simplemente no entiende y le explicamos. Entonces, ¿Por qué somos tan crueles con los adultos? Las personas que tienden a reírse de otros o menospreciar a la otra persona porque no conozca aquello que se pregunta, es debido a que son individuos inseguros que tienen mucho que callar y para que su autoestima suba, necesitan ridiculizarte a ti. Una persona con dos dedos de frente, no se reiría de ti, te aplaudiría por intentar saber. Ahora bien, si tiene algo que decirte acerca de tu comportamiento, siempre te lo diría desde el respeto y la educación, sin ninguna intención de ridiculizarte y hacerte sentir mal, más que nada porque no tiene necesidad de hacerlo. Por tanto, ser vergonzoso viene porque tenemos miedo a mostrarnos como somos, no vaya a ser que nos hagan daño. Sólo nos pueden herir, si nosotros dejamos que lo hagan. Si escondemos las orejas y metemos el rabo entre las piernas y no nos mostramos como somos, lo único que estamos haciendo es no demostrarle al mundo lo que valemos, no mostramos nuestra humanidad (porque no todo el mundo sabe de todo) y hacemos que su autoestima suba a costa nuestra. Siempre hay gente que te señala con el dedo. Por ello, lo que tienes que captar de ese comportamiento, no es el tomártelo como algo personal, sino que esa persona no es digna de formar parte de tu vida, simplemente porque no te respeta. El que está mal no eres tú, es él. No te achantes, levanta la cabeza porque el que sea sensato, estará ahí para aplaudirte por ser una persona que mira hacia delante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s