Besar su boca, mi señora.

Si supierais que sois dueña

de esta alma que os adora

y con morir ando deseando

de besar su boca, mi señora.

De rojo carmín son sus labios,

exquisitos mi bella dama

que avivan mis sentidos

y mi cuerpo los reclama.

Ansío lo que la fruta tiene,

el roce con sus labios me azora,

disfrutando lo que más anhelo:

de besar su boca, mi señora.

¡Y qué desdicha la mía!

que veo como os toca

pues tan solo con pensarlo,

mi corazón se me desboca.

Pero en el arte de quereros,

es mi amor lo que aflora,

atraído y seducido

de besar su boca, mi señora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s