Nunca se sabe

Fuimos un etéreo pero precioso despertar,
fuimos, siempre fuimos
las dos piezas del puzzle que se adaptan sin más.

Pero la vida nos cambió de molde,
nuestros caminos tomaron dos direcciones.
Lo que fue, dejó de ser
pero nunca, compañero, nos dejamos de querer.

Siempre quisimos volver a probar,
pero cuando yo libre estaba, tú acababas de volar
y cuando tu me buscabas, yo ya quería a alguien más.

Teníamos el respeto y la mutua admiración,
nos teníamos el uno al otro y aún desde lejos
nos llamábamos a veces para para apoyarnos los dos.

Pensamos que nunca podría ser
que éramos ya parte de otro juego,
pero míranos aquí,
queriéndonos y empezando de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s