Un mal comienzo

Os diría que esta es la historia
más idílica jamás contada,
que él apareció como de la nada
y surgió el amor de portada.

Pero siento deciros que
está fue mi realidad,
la vergüenza más absoluta
pero a mi, me gusta igual.

Llegaba tarde, como siempre.
Subida en mis tacones
y vestida de punta en blanco,
corriendo a toda velocidad.
¿sabéis lo que es que tus tobillos
se muevan de un lado a otro
como gelatina royal?

Tenía un miedo atroz a caerme
pero ahí estaba yo
con la lengua fuera,
los pulmones en la boca,
bufando cual animal.
Llegar, llegué
la edad me estaba matando
o más bien eran los bizcochos
que me había zampado
para desayunar.

El caso es que llegué a la empresa
y me dice un chaval
“hoy no se trabaja porque
hay huelga de personal”.
En qué clase de mundo vivo
que no me entero nunca de na’.

Salí por la puerta muy digna
pero más cabreada que una mona
Y ahora ¿que hago?
Pues irme al Mercadona.

Es lo que hace toda mujer
cuando no tiene tiempo,
pues siempre dejas para el final
las compras y limpiar
los armarios por dentro.

Hice mi compra del mes,
hasta ahí todo correcto.
El problema fue cuando
empecé a cargar las cosas
y vino el de mantenimiento.

“Señora debe retirar su coche
porque me está molestando”
Cuando empiezan por señora
y terminan con la palabra molestar
no se que es lo que encienden
pero te cuesta no insultar.

“Mire que le cuente,
estoy terminando de comprar
espérese un minuto
que me marcho ya”

“Señora dese prisa
que estoy trabajando,
que va usted muy tranquila
y el tiempo se va volando”

Señora otra vez,
¿le mató con una zanahoria
o mejor le pego con la col?
soy una señorita,
mejor le grito a plena voz.

“¿Es que no me ha oído?
O se lo repito por altavoz
no me toque las palmas
ni una ni dos”

Por fin arranqué el coche
y me dispuse a salir
cuando vi un gesto burlón
que me hizo rugir.

Saqué mi dedo por la ventanilla
llegando a la barrera,
pasé el ticket
pero no había manera.

La barrera no subía
la máquina estaba rota
¿Casualidad?
¿Adivináis quién viene ahora?

Se asoma por la ventanilla
y me pregunta sonriendo que pasa.
En estos momentos
hay varias formas de actuar:
te relajas y respiras para poder hablar
o te comportas como una niña chica
y se la devuelves sin más.

“Menudo mantenimiento que haces
arréglalo ya que me estoy cabreando,
no te rías tanto que el tiempo
se pasa volando”

Me bajé del coche
para ver lo que hacía
quería estar atenta
por si no podía.

“Dame el ticket, por favor.
¿Ves?
Estas cosas funcionan
si lo pasa por el código
y no al revés.”

“No se ría
que no tengo el día”
“Perdona, yo tampoco
por eso te dije aquello.
Pero vamos tampoco era
para que me sacaras el dedo”

Respiré hondo,
le miré con los ojos medio cerrados,
le di las gracias entre dientes,
y un soplo de aire
levantó mi falda hasta mis pendientes.

¿Qué más señor, que más?
Se ve que no era suficiente
lo que me había pasado
que tenía que enseñar
hasta el tercer grado.

“Bonita carta de presentación
me siento totalmente halagado,
seguro que tu maldices al señor.
Sin embargo, yo bendigo
que las personas como tú
me las ponga en el camino,
porque a pesar de tener carácter
y hoy estar enfurecida
mañana estarás tan bella como ahora
cenando y durmiendo conmigo”

En ese momento me partí la caja,
solté por mi boca todo eso y más
pero ese fue el comienzo
de estar con alguien que me hizo volver a soñar.

2 respuestas a “Un mal comienzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s