Déjese de insultos

Gran erudito sois,
conocedor de lo absoluto,
imponéis vuestra verdad inapelable.
Como argumentos, insultos.

Mas una cosa le voy a decir:
para ser humano
lo primero hay que sentir
porque para dar su opinión
no hace falta herir.

Libre es este país
más también es civilizado,
¿qué clase de ser humano dice ser
si usa la violencia de primera mano?

Yo, perfecta no soy
y sabiduría quizás me falta
pero a un buen orador
con educadas palabras
le basta.

 

Volví a ser consciente

Flatiron_Building-d255b2

 Hoy…
volví a ser consciente.

Hace años cuando estaba mal
y no veía la salida
cuando todo me daba igual,
soñé una anacronía de mi vida.

Imágenes de mi pasado
lo que viví de pequeña
ilusión, amor,
todo lo que era.

En mi presente,
estaba mi dolor
todo aquello que me hundió
pero en mi futuro
estabas tú
colmándome de amor.

Nunca supe quien eras
porque no tenías cara
pero entendí que todo iría bien
y que mi vida sería recuperada.

Y así fue
estoy feliz y enamorada
de mi, de ti
de nuestra vidas juntos.

Cada objetivo, cada meta
todo al final lo logré
Y ¿sabes porqué sé que eras tú?
Porque estamos viviendo la imagen que soñé.

Junto al edificio Flatiron
yendo juntos de mano,
siendo tu y yo,
dos almas destinadas
de antemano.

Cual perezoso

perezoso

Dicen ser diáfanos
puros y cristalinos
pero mienten como bellacos,
pues desde el principio
tergiversan tus palabras
para su propio beneficio.

Cual inocente perezoso
que muestran su mejor cara,
te embelesan a su modo
para que creas que no pasa nada.

Pero no es más que un infundio…

Pues cuando no satisfagas
lo que ellos quieren,
te darán la patada
allí, donde más te duele.

Hay que hacer ejercicio

Cover-anciana-yoga

Y ahí estaba yo
con mis leggins de última tendencia
a recuperar las clases que dejé
hace veinte años, en mi adolescencia.

Empezamos a estirar
poco a poco
suave, muy suave
eso decía la profesora
yo empecé a relinchar
más roja que un tomate.

Prasarita Pdottanasana
esa era la postura humillante
pues yo era una mezcla
entre un consolador
y una vieja agonizante.

¡Y ahora arriba poco a poco!
Aaaay que lástimaaa….
Ni poco a poco ni na’
no había manera de subir
asique me tiré de cabeza
para acabar de sufrir.

Terminé boca arriba
con las piernas en lo alto
como un cucaracha
fui poco a poco estirando.

Quién me manda a mi
hacerme la listilla,
pensar que estoy jabata
cuando me pesa ya
hasta las lentillas.

Y esto es lo que pasa
cuando no haces ejercicio en años
que mujeres mucho más mayores
no les duele lo que a ti
te parece inhumano.