Yo de aquí me marcho

Caí víctima de una telaraña
“temporal” me dije que iba a ser
y llevo más de un año.
Yo quisiera llegar a ser 
mucho más que un asalariado.

Pero el tic tac pasa deprisa
y no me parece que avanzo
por más que lo intento 
algo me tiene atrapado

Estoy cansado, 
pero yo de aquí me marcho.

Dique

Dique que embalsas agua
¿Cuánto más vas a contener?
¿Cuándo abrirás las compuertas
para soltar y dejarlo correr?

Dique ¿porqué te aferras
a que el agua sea solo tuyo?
¿Porqué no gritas al mundo
que hay rotura en el muro?

Que tras la última gran tormenta
quebraste y te tiemblan los cimientos
¿Es que no te das cuenta 
que hay gente que te repara las grietas 
y evita el hundimiento?

Lo necesito

Necesito un beso inesperado por la mañana
de los que roban sonrisas
sin apenas hacer nada.
Necesito el calor de un abrazo
que me haga sentirme tranquila,
en calma, a salvo en tu regazo.
Necesito caricias por debajo de las sábanas
y un te quiero susurrado en el oído
al caer el alba.
Lo necesito…
Pero será la brisa la que acaricie mi cara
y el nórdico el que me dé calor de madrugada
porque tu estás lejos
para abrigar mi alma.

Entrevista por internet

¡Las cosas de internet josefina!
una entrevista hice el otro día
no veas lo que me reí
al pensar en lo que el entrevistador vería.
 
Ya sabes que yo no controlo las tecnologías
que las modernidades pa’ tu tía
pero es que no hay manera de librarse
pues te las meten hasta en las braguillas.

El caso es que me dijeron 
en lo que la entrevista consistía
un par de preguntas solamente
que grabar yo debía.

Pues ale me puse manos a la obra,
cuando abrí la aplicación
casi me da un infarto de lo fea que iba.
Un pelo aquí y otro pa cuenca
pa’ bien peiná maría Antonieta

Con la bata dándome mil vueltas
y el moquillo que me sobresalía.
Pues nada, apañarme me disponía 
cuando sin darme cuenta le di al botón de grabar.
Primera pregunta me ponía:
¿Cuál es su experiencia?
Y yo de fondo…
Soy Minero
Y templé mi corazón con pico y barrena
Soy Minero
Y con caña, vino y ron me quito las penas
(Canción de Antonio Molina)

Segunda pregunta:
¿Porqué quiere trabajar en la empresa?
Money money money 
quiero pasta para ser feliz
money money money
eso basta para ser feliz
(Canción de Abba, versión español)

Tercera y última pregunta:
¿Qué puede aportar usted a la empresa?
Ay, ay, amiga
Ponte algo bajo la bata hija mía
porque lo que yo enseñé aquel día
cuando el pechamen se me abría
trabajo de por vida me daría. 
Seguro que el entrevistador
me cantaría:
quiero, quiero, quiero, quiero, verte junto a mi
Todo lo que quiero es que pienses en mí.
quiero verte, quiero verteeee, quiero verteeeee!! 
(Canción Los sobraos)

No dejes que el sistema te absorba por completo

Llevo tiempo dándome cuenta que vivimos siendo esclavos del sistema, donde somos educados para generar beneficios impidiéndote vivir como tu quieres. Lo que en un principio empezó con un simple trueque (tu me das una gallina y yo a ti te doy un cerdo), algo que se hacía por humanidad para hacer nuestra vida mejor, ha terminado siendo algo que nos imponen y nos someten a ello.

Nos dicen que debemos estudiar para alcanzar un puesto relevante del sistema pero lo que no nos dicen es que todo tiene un precio. Porque si formas parte de él has de pagar un coste. El coste de la no libertad, el control, la obligatoriedad de ser un “buen ciudadano”. Los altos cargos tienen la responsabilidad y el deber de hacer que funcione el sistema y el trabajador de pie, es el que saca el trabajo con su sudor. Y podríamos pagar ese coste porque también vivir en comunidad nos da ciertos beneficios pero esto deja de ser funcional cuando sólo unos pocos cumplimos con nuestro deber. No puede ser que empresarios y trabajadores luchen para sacar el sistema adelante en las condiciones lamentables que lo están haciendo ahora, mientras que aquellos que deberían dar ejemplo de dirigir un país son los primeros que se llenan los bolsillos a manos llenas sin consideración y salen a representar un papel en la televisión para hacer de la política un “Salvame” me da igual si son rojos, verdes o amarillos, yo no hago distinción. Me parece increíble que todos aquellos que cada día salen a la calle para ganarse el pan, ya sean empresarios o trabajadores, sean ninguneados por personas que lo único que hacen es hacer ruido para distraer a las masas de lo que verdad importa, nuestra vida. Juegan con nuestro pan dándonos migajas. No hablan del cambio climático y sus repercusiones devastadoras ni nos dicen las cifras reales de las muertes que están habiendo por el Coronavirus, no nos informan de cómo va decayendo la economía insostenible que tenemos en el país, eso si, nos informan de las ayudas que supuestamente nos dan pero no nos dicen los requisitos que necesitas para conseguirlas y así un sin fin.

Por consiguiente, yo seguiré aportando al sistema porque como he dicho, tiene sus ventajas y muchos lo necesitamos pero me tomaré mi tiempo porque ellos no van sacarte de una depresión por no poder dar de comer a tus hijos, ni van a venir a abrirte paso para salir de casa cuando cae un gran nevada, ni van a llevarte mascarillas al hospital aunque sean de tela echas a mano, eso no lo hacen ellos, lo hacemos nosotros. Así que las exigencias de llegar a ser, de formar parte del sistema, de adaptarnos a la nueva era…etc, tendrán que esperar porque me priorizaré yo para no olvidarme de que tengo una vida porque he de cumplir con el sistema. Viviré todo lo que pueda porque lo que yo vaya a vivir, es lo que realmente me voy a llevar.