Navidades con la cuñá

Si tuviera que describirte 
lo haría sin pestañear
porque no hay tocapelotas
como tú, cuñá.

Que si el vinito por aquí
y las guirnaldas pijas por allá
pero de cena de buen buche 
ná de ná. 

Vestido de poco invierno,
calefacción pa'infartar,
no vaya a ser que se le costipe
la conchita de papá. 

Heidi parezco yo, 
como un tomate colorá
que hasta los carrillos del culo 
me piden agua helá.

Y la bandeja de los polvorones
pocos y sin azúcar.
Más deberías comer,
a ver si llegan unas navidades
en las que dejes de joder. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.