La leyenda de la sirena

mermaid-Songkhla-Thailand

Cuenta la leyenda
que en el mar del norte
se hallaba una sirena
buscando a su hombre.

Más un día un llegó
un hermoso tripulante
seducido por su canto,
se enamoró al instante.

La felicidad era completa
hasta que un conocido del joven
le dijo que su prometida
guardaba una fortuna enorme.

Le preguntó a la sirena si eso era verdad
más ella le dijo que era de su padre
que lo guardaba por si habría necesidad
allí donde se conocieron, bajo el monte.

El prometido enfurecido
le reprochó estar pasando hambre
trabajar día y noche
pudiendo vivir por el amor al arte.

Más ella le dijo que no fuera desagradecido
pues tenía trabajo, pan
y un amor que duraría para siempre.

Pero la avaricia de aquel hombre
le cegó completamente
robándole a su fiel amor,
para gastárselo en vino y amantes.

Cuando la sirena se enteró
lloró desesperadamente
convirtiéndose en estatua de oro
para maldecir a todo aquel que no ame como se debe.

Así todo hombre que seducido
se ve por el canto y el brillo de la sirena,
si no tiene un corazón de oro
con un solo contacto se convierte en arena.

No pusiste de tu parte

buho

Como esperan las plantas
a que lleguen el nuevo día
y el búho a cazar de noche,
espero yo una señal que me diga
que sigues ahí queriéndome.

Pero no….
Estoy cansada
de los mensajes sin respuesta
y las llamadas en espera
“no tengo tiempo”,
“no es el momento”
cada uno recoge lo que siembra.

Estuve y prometí estarlo
pero no soy pájaro que bebe
una y otra vez
en un estanque desecado.

No pusiste de tu parte
y yo volé para otro lado.

Nunca pensé estar aquí

vintage

Nunca pensé estar aquí
envuelta en días vacíos,
me siento y te miro….
pero no noto más que frío.

¿Cómo salgo de este estado de aturdimiento?
Deambulo por la casa….
me dicen que despierte
pero no quiero despertar
no quiero dejar de mirarte
no quiero ver que tú… ya no estas.

De repente el recuerdo me viene a la memoria,
es tu sonrisa de medio lado
que hace que se me encoja hasta el alma
y rompo a llorar.

Sabes, hoy estuve contigo
hoy volví a soñar
y pude tocarte
pude darte abrigo…
Señor te quiero tanto
Aún no sé el por qué
de este castigo.

Suenan los coches pasar
y hace que vuelva a mi realidad
en esa, en la que no quiero estar.

Volveré

militar

Volveré a acariciarte con mis dedos
hasta desnudarte por completo,
besaré cada palabra de tu boca
tan perfecta, digna de soneto.

Volveré a pensarte
para dejar de hacerlo,
pues en cualquier instante
la realidad se hace sueño.

Volveré…
si, sé que volveré
a embarcar en tus caderas
a alcanzar el séptimo cielo
porque vida mía
yo sin ti, no puedo.

Volveré… porque te quiero.

Notas aparte

Historia-de-las-notas-musicales

Perdida entre notas
de un compás aparte,
añorando la melodía
que tocábamos sobre el aire.

Me sumerjo en una obra
del séptimo arte
pero echo de menos
ser corcheas
sin intención de ligarse.

Jugar con los ritmos
Arriesgar con los acordes
Todo un pentagrama
de figuras musicales.

Nuestra referencia fue La clave
que nos mantuvo en nuestro lugar
¿Qué paso?
Nadie lo sabe.
Siempre te recordaré
Aquí, allí y hasta en Marte.

Como…

Como una aguja en un pajar
en el mar de los mil sentidos,
Como la nota fuera de melodía
en busca del tesoro perdido.
Me paro, insisto.

Como el agua apresado
o la vela que se apaga con un simple soplido,
Como la rama que por peso cede
y lo sólido se convierte en líquido.
Me paro y te miro.

Como la luz a la oscuridad,
como el aire que respiro,
llegas y me das un beso,
te quedas conmigo.

Cálido es tu cariño
como el sol cuando aparece
de hoja perenne como el olivo
me abrazas, me das cobijo.
Me quieres y me olvido.

 

Idiota, jamás

Todo fue perfecto pero irreal
fuimos por un momento
aquello que me hiciste soñar.

Ilusa, quizás
tonta, jamás.

Jugaste bien tus cartas
creyéndote hasta tú el cuento,
me hiciste la bomba de humo
no supe de ti ni por teléfono.

Y ahora vuelves a tantear,
como no tienes vida
vienes a ver cual puedes manejar.

Como te digo:
ilusa, quizás
idiota, jamás.

Me quieres ahí para ti
tu decides cuando
y yo no debo decir nada,
he de estar dispuesta…
pues fijate, no me da la gana.

Porque no eres tu el que manda
soy yo la dueña de mi vida
asique esfúmate porque de mí
no tendrás nada.
Esto lo aprendí
a fuerza de patadas.

Volví a ser consciente

Flatiron_Building-d255b2

 Hoy…
volví a ser consciente.

Hace años cuando estaba mal
y no veía la salida
cuando todo me daba igual,
soñé una anacronía de mi vida.

Imágenes de mi pasado
lo que viví de pequeña
ilusión, amor,
todo lo que era.

En mi presente,
estaba mi dolor
todo aquello que me hundió
pero en mi futuro
estabas tú
colmándome de amor.

Nunca supe quien eras
porque no tenías cara
pero entendí que todo iría bien
y que mi vida sería recuperada.

Y así fue
estoy feliz y enamorada
de mi, de ti
de nuestra vidas juntos.

Cada objetivo, cada meta
todo al final lo logré
Y ¿sabes porqué sé que eras tú?
Porque estamos viviendo la imagen que soñé.

Junto al edificio Flatiron
yendo juntos de mano,
siendo tu y yo,
dos almas destinadas
de antemano.

De vuelta a la realidad

Que guapa estabas,
que pedazo de mujer
bien vestida, bien peinada
y hoy estas, igualita que ayer.

Con un pelo aquí y otro pa’ Cuenca
pareces a beetlejuice
con la bata de las mil vueltas….
señor que repelús.

Y él, con su traje de ejecutivo
todo un seductor,
y hoy con calcetines de colores
subidos hasta el corvejón.

Qué chocante la realidad
que fuerte es el amor
porque después de ver
semejante panorama
seguís enamorados lo dos.
Eso, eso sí es amor.