Que bien sabe

Que bien sabe ese paseo por la playa
cogida de tu mano, 
respirando el aire fresco 
y sentir el vaivén de las olas bajo mis pies.

Que bien sabe cuando me besas sin yo pedirlo, 
acariciando mi cara y 
abrazándome cuando más lo necesito.

Que bien sabe tenerte aquí conmigo 
haciéndome reír. 
Definitivamente, que bien sabe 
 haberte conocido.

Lucha de poder

Vos sois un incauto si de verdad que creéis 
que yo señora y dueña de estas nuestras sábanas 
va a consentir que usted señor del gran sofá 
vaya a robarme de un tirón lo que me corresponde por premura. 
¡Deteneos o decidiré usar mi arma!

¡Ay mi bella dama!Reina de mi reino,
bajar la almohada pues no os estoy robando absolutamente nada, 
Sólo tomo por prestado la parte que me corresponde 
y que usted tan egoístamente bajo sus posaderas aguarda.

¡Salir de aquí vil bellaco! Llegasteis tarde.
Quedaros en vuestro reino pues bien me hicisteis saber 
que estabais muy acomodado en vuestro sillón, 
no teníais frío me decíais y 
¿ahora pretendéis quitarme lo que es mío?

No quiero quitaros nada, 
quiero yacer con mi bella dama 
y deleitarla de besos y carantoñas bajos nuestras sábanas. 
Quiero agradecer lo buen esposa que sois 
y el día tan sufrido que habéis tenido 
pero para eso he de coger mi parte, mi buena señora. 
Venir que os de un anticipo de lo que mi alma os adora.

(Un rápido beso y un giro afortunado)

¡Malnacido! ¡Levantaos y quitaros de encima las sábanas! 
Embelesáis cual Don Juan pero mañana mi señor
sufriréis mi cruel venganza 
pues no sabréis lo que vais a comeeeeer….no
quizás un plato de pollo o quizás la lengua te eche a arder.

No fueron suficientes

Nunca serán suficientes los besos que te dí 
o los abrazos que siempre tuvimos.
Se nos quedaron cortos los momentos en los que las dos reíamos por tonterías
y en los que yo te incordiaba y tu me reñías.
Se nos quedaron cortos….
No fueron suficientes los llantos que compartimos juntas
ni el apoyo que nos dábamos. 
Con tan sólo una mirada nos lo decíamos todo,
antes de que dijeses nada yo ya sabía lo que pensabas o necesitabas.
Se me quedaron en el tintero muchos te quiero 
porque te quise, te quiero y te querré
pues este cariño que te proceso no murió contigo mamá
sigue aquí conmigo tal cual. 

Cuando nos volvamos a encontrar

Cuando nos volvamos a encontrar, te abrazaré y te achucharé como si no hubiera un mañana, cotillearemos de lo que hacen otros y bailaremos al son de la música haciendo nuestras tontunas.

Cuando nos volvamos a encontrar, te contaré que al final hice casi todo lo que tu quisiste hacer, que viví como siempre quisiste mamá, siendo fiel a mi misma.

Cuando nos volvamos a ver te diré lo mucho que te eché de menos, que siempre estuviste presente, que te encontraba en las mariposas que siempre te gustaron y que llevo en mi brazo hasta el día de mi muerte.

Cuando nos volvamos a encontrar, te daré todos los besos y todos los abrazos que se nos quedaron en el tintero, te haré reír como siempre solía hacerlo y te diré lo mucho que te quiero.

Tratando de sentir o no sentir

No sé porque no digo como me siento.
Aquí estoy otra vez....
Tratando de sentir o no sentir
Envuelta en un mundo en el que no se sobrevivir.
Apenas respiro pero oigo mi corazón latir, 
¿Aún sigo aquí?...Parece que sí
Entre letras y notas me encuentro pérdida, 
buscando de algún modo alguna señal, 
la puerta de salida, 
¿O es mi huida? 
Mi conversación con la música parece la misma, 
trato de levantarme pero hoy no es el día. 
Necesito estar sola. 
La angustia se hace reina de mi vida, 
una maldita pero perfecta agonía. 
Podría ponerle fin, 
nadie lo notaría.  

Fui a pedir al tiempo

Y me dijo el tiempo
¿Cuánto necesitas?
Nada, dije yo, solo un par de horas
pero no fue suficiente.

Al día siguiente me volvió decir
¿Cuánto necesitas?
Un par de horas más le dije.

A la semana fueron 17,
pero necesitaba más
porque yo quería disfrutar un poco
pero el tiempo no me quiso dar
así que me enfadé con el
no entendía,
no era más que un tonto necio.

Y el tiempo me preguntó
¿donde fue que lo invertiste?
No  me culpes a mí 
porque lo perdiste
pues ahora tienes más
que cuando viniste. 

Dualidad

La dualidad del ser humano, hombre y mujer. Una búsqueda constante e inconsciente del otro para completarse, para ser. Ser uno y no una parte, una mitad. ¿Acaso no se puede vivir sintiéndose completo de forma independiente?Sí, si que se puede. Una persona tiene la capacidad de encontrar la paz interior, de sentirse sosegada sin necesidad de que nada le perturbe, sin la necesidad imperiosa de estar con nadie. Entonces, ¿Cual es la razón de su búsqueda?¿Instinto animal?No del todo correcto, es más bien supervivencia. Estamos hechos para sobrevivir en la naturaleza y para ello necesitamos de ambas partes, cada uno con sus cualidades. Una vez gestionadas las necesidades personales que impiden que el ser se convierta en lo que es, el individuo por sí mismo puede ser en todo su esplendor pero siempre tendrá esa pequeña parte que le hará buscar su mitad. Porque se vive mejor si se comparte el camino, si se gestiona como unidad, pero para que eso se dé de forma funcional, hay que aprender primero a ser para no cometer el fallo de caer en la lucha por cubrir la necesidad y en la necedad de querer cambiar al otro.