Publicaciones

Qué triste está el castaño

sativagrande

Qué triste está el castaño
pues ninguna flor en él florece,
van pasando los años…
no da la vida, solo envejece.

Cuan grande es su follaje,
creció y quiso ser para cobijar
más no parece que la vida quiera
que este árbol pueda alimentar.

Qué triste está el castaño
pues ningún fruto en el crece,
más él sigue esperando algún cambio
que le de sentido,
que le complete.

Educar es una responsabilidad con el niño y la sociedad

Ser padre parece ser que es mu fácil en esta sociedad y muchos no tienen ni idea de lo que es realmente. Tener un hijo, en un principio, no cuesta dinero y bueno, son monos (de pequeños luego crecen) y forma parte del plan de esta vida. Pero educar es una actividad que consiste en transmitir determinados conocimientos y patrones de comportamiento con el fin de garantizar la continuidad de la cultura de la sociedad. Si de verdad queremos que la humanidad evolucione y no involucione como esta pasando, por favor, si vas a ser padre/madre hazlo bien, sino no te pongas y cómprate un nenuco. Es cierto que no venimos con un libro debajo del brazo en el que ponga cómo se ha de ser el mejor padre/madre del mundo pero como todo trabajo, se ha de hacer lo mejor posible dedicándole las horas que requiere. Tu hijo o hija será el hombre y la mujer de mañana, esos que tienen que cuidarte a ti y a los demás, esos que tienen que levantar esta sociedad, los mismos donde muchos de ellos ahora maltratan, hieren, roban, los que no saben comportarse en un puesto de trabajo, los que critican porque no tienen otra cosa mejor que hacer y faltan el respeto allá por donde van incluídos a ellos mismos. ¿Qué clase de hijo quieres que sea?Hazte esa pregunta siempre. Es muy triste ver como en lugar de que los padres eduquen a los hijos, son los hijos los que educan a los padres para hacer lo que ellos quieren. Por ejemplo: si hoy lloro un poco lo consigo, si mañana me dicen que no, lloro un poco más hasta desgallitarme que no pasa nada, papá o mamá vendrá porque le doy pena y así tendré lo que quiero. No se trata de prohibir ni de permitir todo aquello que hace el infante, sino de poner los límites como se han de poner, que en este país todo los llevamos a los extremos y eso no funciona en ningún campo. Ser padre/madre es el trabajo más importante y de mayor responsabilidad que tendrás en tu vida, no lo hagas a la ligera que luego nos echamos las manos a la cabeza y nos preguntamos por qué. Ser críticos con lo que hacéis y cómo lo hacéis. De vosotros depende que nos civilicemos o nos volvamos más animales de lo que somos. Y sé que hay factores sociales que hacen que se desvíen pero señores si en una casa pones bien los cimientos, es muy difícil que te la tiren a soplidos por mucho que soplen.

Tener en cuenta que ser padre/madre es:

– UN TRABAJO 24 HORAS
– Es una RESPONSABILIDAD con el niño y con la sociedad.
– Es amar
– Es guiar a un hijo a adquirir tanto facultades intelectuales como morales
– Inculcar valores
– Poner límites (que faltan muchos)
– Es jugar
– Hablar
– Negociar
– Enseñarlo a socializarse
– A que adquieran empatía, que es la capacidad para ponerse en el lugar del otro.
– A enseñarles que no siempre van a hacer lo que ellos quieran.
– Evitar el hedonismo (lo quiero y lo quiero ahora)
– Es enseñarles a RESPETAR
– Inculcar el gracias, el perdón y a preguntar ¿puedo…? Si algo no es suyo.
– Enseñarles a comer y evitar la gula y el consumismo (hay mundo más allá de eso)
– Enseñarles igualdad de género, de sexo, de etnia….
– Hacerles ver cuáles son sus emociones e interpretarlas
– A que afronten el miedo y no lo eviten.
– A ser cada vez mejor de lo que se es, sea el ámbito que sea.
– A ser el mejor ser humano que puede llegar a ser.
– Enseñales a decir NO, empezando por ti
– Recuerda que de lo que se ve, se aprende. Cuidado con lo que haces y cómo lo haces, lo que escuchan y lo que ven (aunque no lo creáis, esas cosas las normalizan aunque en un principio no sepan lo que és o lo que están haciendo)
– A que tengan su propio criterio y no se dejen llevar por modas sin sentido que pueden resultar dañinas para ellos.
– Cuidar su autoestima y su autoconcepto.

 

El tiempo

El tiempo…
peculiar magnitud física
que maneja las agujas
que dictaminan nuestras vidas,
que nos hacen ser hoy
y quizás algún día.
Nacemos y con él,
durante toda la travesía.

Creemos poseerlo
cual sueño en la noche,
de duración infinita,
más es una mera ilusión
pues se acaba
cuando llega el día,
más pronto
de lo que imaginas.

El tiempo no espera,
no entiende de paradas
por eso cuanto más hacemos
más tiempo perdemos
y siempre estará bien,
si hacemos lo que queremos.

Diminuta

Cuenta la leyenda
que las diminutas
son seres especiales
difíciles de encontrar,
pero sí lo haces
eres afortunada como la que más.

Yo por suerte
me encontré con una
de gran corazón,
tan bella por fuera
como por dentro.
Tanto es así,
que su cariño me regaló.

A ella a veces no se la ve
pero se la siente,
junto a ti,
ella siempre está presente.

Pues tiene el gran don
de que conociéndola
tu vida cambie
pero a mejor.

Nada es suficiente

Me duelen los reproches
enfrascados en supuestas verdades,
los “no me quieres” cada vez que te veo.
Y no entiendes
que quisiera pasar tiempo contigo,
joder que te quiero
pero me lo pones tan difícil
que a veces creo
que nada es suficiente,
que de mí…
no te vale ningún tipo de gesto.

Y estoy cansada…
de intentar complacerte
de medir mis palabras
de no hacerte ningún feo.
Estoy harta de cargar
con una responsabilidad que no me toca
no es mi culpa que no seas feliz.
Lo siento,
necesito echarte de menos
ahora mismo me asfixio, no puedo.

Aprendí

Aprendí, a llorar de puertas para afuera.
Aprendí a desliar la madeja
de problemas sin respuesta
y lo hice,
poniendo las cartas sobre la mesa.
Aprendí, a quererme para quererte
y no fue fácil,
no lo fue.

Pero hoy soy una mujer más fuerte
que sabe lo que quiere
aunque a veces no sabe o no entiende.

Aprendí, empezando por lo más fácil
¿Quién soy? ¿Qué siento?
Observar fue mi constante
mi brújula ponerle nombre
mi destino ser perseverante.

Aprendí y no fue fácil
pero hoy soy una mujer más fuerte
que sabe lo que quiere
qué es, porque puede.

Por bandera

Juguemos… ¿ Alguien se atreve a escribir el final de esta poesía?

Cabalgaré hasta que muera
con ahínco seguiré buscando
para encontrar la bandera
por la que seguimos luchando.

Malignos Ogros,
Ondinas y silfos
custodian las tierras
por las que yo ando.

¡Venid conmigo
cantemos bien alto!
Ahuyentemos a las bestias
que hoy creen estar al mando.

Y así fue que se unieron
los humanos mano a mano
espadas al cielo,
por la paz batallaron.