Publicaciones

Cual perezoso

perezoso

Dicen ser diáfanos
puros y cristalinos
pero mienten como bellacos,
pues desde el principio
tergiversan tus palabras
para su propio beneficio.

Cual inocente perezoso
que muestran su mejor cara,
te embelesan a su modo
para que creas que no pasa nada.

Pero no es más que un infundio…

Pues cuando no satisfagas
lo que ellos quieren,
te darán la patada
allí, donde más te duele.

Hay que hacer ejercicio

Cover-anciana-yoga

Y ahí estaba yo
con mis leggins de última tendencia
a recuperar las clases que dejé
hace veinte años, en mi adolescencia.

Empezamos a estirar
poco a poco
suave, muy suave
eso decía la profesora
yo empecé a relinchar
más roja que un tomate.

Prasarita Pdottanasana
esa era la postura humillante
pues yo era una mezcla
entre un consolador
y una vieja agonizante.

¡Y ahora arriba poco a poco!
Aaaay que lástimaaa….
Ni poco a poco ni na’
no había manera de subir
asique me tiré de cabeza
para acabar de sufrir.

Terminé boca arriba
con las piernas en lo alto
como un cucaracha
fui poco a poco estirando.

Quién me manda a mi
hacerme la listilla,
pensar que estoy jabata
cuando me pesa ya
hasta las lentillas.

Y esto es lo que pasa
cuando no haces ejercicio en años
que mujeres mucho más mayores
no les duele lo que a ti
te parece inhumano.

De vuelta a la realidad

Que guapa estabas,
que pedazo de mujer
bien vestida, bien peinada
y hoy estas, igualita que ayer.

Con un pelo aquí y otro pa’ Cuenca
pareces a beetlejuice
con la bata de las mil vueltas….
señor que repelús.

Y él, con su traje de ejecutivo
todo un seductor,
y hoy con calcetines de colores
subidos hasta el corvejón.

Qué chocante la realidad
que fuerte es el amor
porque después de ver
semejante panorama
seguís enamorados lo dos.
Eso, eso sí es amor.

Como pájaro enjaulado

pajaro-en-jaula

Cual pájaro enjaulado
me encuentro aquí en mi pesar
con la puerta abierta
llorando, viendo lo que hay detrás
pero intento escaparme
volar hacia otro lugar
hacia el mundo, mi mundo
ese que no me dejan alcanzar,
cuando quiero abrir las alas
algo o alguien me hace regresar.
Y no me quejo, vivo seguro
pero quisiera ser mucho más
porque siento en mis entrañas
que nací para volar.

Lo más bonito que pueda tener

En menos tiempo de lo que imaginé
me enseñaste que el mundo gira del revés
y aunque viniste en un traspies
me demostraste mucho más que el.

Por eso me quedo contigo,
porque lo que es no deja de ser,
porque cambiaste mi forma de ver
de que aquello que realmente quiero
no coarta ni me hace vivir bajo su ley.

Y es que te tengo que querer
Por esas cosas y un millón más diez
Porque eres lo más bonito
que yo pueda tener.

No me lo despierta el vino

chico-sexy-15

Suave es el sabor del vino
que al tacto de mis labios arde
suave, delicado, fino
mis ganas hace que aguarde.

Más no quisiera beberlo apresurada
pues me seduce su deleite…
es de fragancia fresca y afrutada
una mezcla,
que no quiero que termine.

Entre deseos lascivos me hallo
cuando noto como mi copa se rompe,
que infortunio he pensado
más no era por el vino derramado
sino por el hombre que tenía delante,
mi deseo inalcanzable.

Tú a mi no me puedes

hormiguita

Por qué te empeñas en
golpearme una y otra vez,
en quitarme cada ilusión
¿No ves que no puedes?
Al final siempre gano yo.

Nací con un motivo, VIVIR.
Y aunque me veas derrotada
verás la cara de alguien que perdió
una insignificante batalla.
Siempre buscaré el momento,
la forma de sentir, de seguir
vete haciendo a la idea vida
que yo tengo mucha mecha
y tú muy poco de mi sufrir.

Me pido perdón

Qué difícil es reconocer
y saber
que no me quise tanto.
Qué difícil es….recordar
que lo que fui
me hizo mucho daño.

Me pido perdón,
por no entender
por querer ser
cuando yo ya era.
Me pido perdón
por hablarme mal,
de cualquier manera.

Que difícil es soñar
cuando tienes cortadas las alas
y empuñas tu las tijeras
que difícil es…. avanzar
cuando te quedas clavado
inerme, inamovible
en las trincheras.

Me pido perdón
por sentirme sola,
cuando no lo estaba.
Y me pido perdón
por dejar que el mar
me consumiera
entre sus olas.

Lágrimas en un café

lágrimas

Tardes de domingo
leyendo sin leer,
en el café donde nos conocimos
intento olvidarte
una y otra vez.

Pero andas escondido
en mi cabeza
y apareces para hacerme ver,
lo mucho que te quise
y lo que duele
que me hayas sido infiel.

Y con lágrimas en los ojos
cierro el capítulo
para dejar de leer,
duele demasiado
ya…no podré volver.

Al menos no ahora,
al menos hasta que
te borre de mi piel.