Publicaciones

Tratando de sentir o no sentir

No sé porque no digo como me siento.
Aquí estoy otra vez....
Tratando de sentir o no sentir
Envuelta en un mundo en el que no se sobrevivir.
Apenas respiro pero oigo mi corazón latir, 
¿Aún sigo aquí?...Parece que sí
Entre letras y notas me encuentro pérdida, 
buscando de algún modo alguna señal, 
la puerta de salida, 
¿O es mi huida? 
Mi conversación con la música parece la misma, 
trato de levantarme pero hoy no es el día. 
Necesito estar sola. 
La angustia se hace reina de mi vida, 
una maldita pero perfecta agonía. 
Podría ponerle fin, 
nadie lo notaría.  

Fui a pedir al tiempo

Y me dijo el tiempo
¿Cuánto necesitas?
Nada, dije yo, solo un par de horas
pero no fue suficiente.

Al día siguiente me volvió decir
¿Cuánto necesitas?
Un par de horas más le dije.

A la semana fueron 17,
pero necesitaba más
porque yo quería disfrutar un poco
pero el tiempo no me quiso dar
así que me enfadé con el
no entendía,
no era más que un tonto necio.

Y el tiempo me preguntó
¿donde fue que lo invertiste?
No  me culpes a mí 
porque lo perdiste
pues ahora tienes más
que cuando viniste. 

Muero por enredar mis dedos en tu pelo

Muero por enredar mis dedos en tu pelo,
pero corto es el encuentro en el que tu y yo nos vemos.
Muero por darte un beso de los que dicen te quiero
pero pronto llega el adiós que nunca espero.
Quisiera que te quedaras conmigo,
que me echaras de menos
tanto como yo quiero quedarme anclada en tu pecho,
pero te vas y aquí me quedo esperando a que todo
vuelva a ser, como era en enero. 

Dualidad

La dualidad del ser humano, hombre y mujer. Una búsqueda constante e inconsciente del otro para completarse, para ser. Ser uno y no una parte, una mitad. ¿Acaso no se puede vivir sintiéndose completo de forma independiente?Sí, si que se puede. Una persona tiene la capacidad de encontrar la paz interior, de sentirse sosegada sin necesidad de que nada le perturbe, sin la necesidad imperiosa de estar con nadie. Entonces, ¿Cual es la razón de su búsqueda?¿Instinto animal?No del todo correcto, es más bien supervivencia. Estamos hechos para sobrevivir en la naturaleza y para ello necesitamos de ambas partes, cada uno con sus cualidades. Una vez gestionadas las necesidades personales que impiden que el ser se convierta en lo que es, el individuo por sí mismo puede ser en todo su esplendor pero siempre tendrá esa pequeña parte que le hará buscar su mitad. Porque se vive mejor si se comparte el camino, si se gestiona como unidad, pero para que eso se dé de forma funcional, hay que aprender primero a ser para no cometer el fallo de caer en la lucha por cubrir la necesidad y en la necedad de querer cambiar al otro.

Si tuviera que guarecerme

Photo by cottonbro on Pexels.com

Si tuviera que guarecerme de la tormenta, lo haría en tus brazos. El olor de tu perfume me embragaría hasta dejarme dormida y sentir tu corazón latir marcaría los tiempos de mi descanso. Si tuviera que guarecerme de la tormenta, lo haría en tus besos. En los que me das en la boca, en la frente, en la mejilla, en todos. Me quedo con su dulzura que me demuestra, una vez más, que estás a mi lado.